CNDH-RD condena enérgicamente muerte de ciudadano que asistió a limpiavidrios y la considera como crimen de Estado

Santo Domingo.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH-RD) lamenta y condena enérgicamente la muerte del  ciudadano José María Figueroa De Paula,  asesinado por un miembro de la Policía Municipal quien usó un arma de un militar del Ejército Nacional  que integraba la patrulla mixta del Ayuntamiento,  en momentos en que intervino a defender un grupo de limpiavidrios quienes estaban  siendo detenidos  con métodos violentos por esa misma patrulla.

 “El hecho se configura a todas luces como un crimen de Estado, ya que se ha dado en el marco de una operación de orden público y ve involucrado un público oficial  en el ejercicio de sus funciones” ha declarado el Dr. Manuel María  Mercedes, presidente de la CNDH-RD.

La CNDH-RD condena vehementemente el utilizo de personal militar en tareas de orden público, las llamadas “patrullas mixtas” anunciadas como  la solución de todos los males de nuestra sociedad hace algunas semanas  por el presidente Medina,  y que demuestran lo que no es un secreto para nadie, que estamos frente a un estado fallido donde se entrega a las armas, y ya no a las leyes, el poder de hacer cumplir el orden.

El utilizo de las Fuerzas Armadas  en auxilio de la Policía Nacional debería ser en el marco de “mantener o restablecer el orden público en caso excepcionales” (art. 252 Constitución Dominicana)

En la realidad  los operativos mixtos son implementados en nuestro país de forma más o menos  constante y continuativa desde ya casi una década. Ya su tarea no puede considerarse como  un “caso excepcional”.

Ya el Estado de Derecho en nuestro país no se implementa con las leyes sino con balas.

CNDH-RD atribuye esta muerte al Estado dominicano ya que representa el trágico fracaso de un sistema político, social y económico, que primeramente funciona como un reproductor en gran escala de pobres y marginados y luego implementa operativos de “limpieza social” de esa masa humana, en su mayoría de hombre jóvenes que salen a frote de los barrios marginados de nuestras ciudades y pueblos.

Pero también señalamos una vez más el fracaso de un sistema de justicia y de orden publico que es totalmente incapaz de garantizar al ciudadano la seguridad que merece y anhela y donde, ya  a estas alturas, los policías de varios cuerpos del orden y los militares son parte del mismo problema de delincuencia que azota nuestro país, como vamos denunciado ya desde años, sea por falta de enteramiento, sea por falta de protocolos de alistamiento y asimilación, sea  por la perdida total del control de las instituciones sobre las acciones de los miembros de los cuerpos de seguridad.

La CNDH-RD tramita a los familiares del ciudadano José María Figueroa de Paula su  pesar y condolencias por este grave hecho. De igual forma les informamos  que nos ofrecemos para asistirles legalmente, constituyéndonos en actor civil” ha  finalmente el Dr. Mercedes “y en ese sentido ponemos a disposición nuestro equipo legal y un equipo de abogados pro bono de varias firmas.

Be the first to comment

Deja un comentario