Condé Nast Traveler recomienda RD tres lugares como opción turismo no masificado

Rafting en Jarabacoa
Rafting en Jarabacoa

La revista Condé Nast Traveler afirma que Jarabacoa, Las Terrenas y Las Galeras son tres destinos en República Dominicana “que deberían estar en tu radar si eres de los que huyen del turismo masificado y buscan vivir una experiencia local”.

Destaca que Jarabacoa es conocida como la ‘Ciudad de la Eterna Primavera’, que ese lugar muchos dominicanos de la capital y de Santiago se han comprado una segunda residencia.

“Cuanto más alto se encuentre, mejor porque podrás ver en todo su esplendor la naturaleza salvaje de este lugar, con amaneceres y atardeceres que se quedarán grabados en tu memoria”, destaca.

Afirma que Jarabacoa es el lugar perfecto para los amantes de la naturaleza y aventura con rutas de hiking y actividades de rafting, canoas y parapente. Indica que este lugar parte algunas excursiones para escalar Pico Duarte (3.087 metros), el pico más alto de República Dominicana y de todas las islas del Caribe.

“Una de las formas más sencillas para llegar a su cima es reservar un tour organizado por adelantado. Rancho Baiguate ofrece excursiones de tres días y organiza, además, todo tipo de actividades como rafting en el río Yaque del Norte, donde los más aventureros no se aburrirán con sus rápidos y corrientes”, indica la revista de viajes.

En torno a Las Terrenas indica que se trata de un pueblo donde se mezclan los turistas y locales a partes iguales. “Era una pequeña aldea de pescadores que ha abierto las puertas al turismo con pequeños hoteles y restaurantes a la orilla del mar”, explica Condé Nast Traveler. Indica que sus playas como Bonita, Las Ballenas y Punta Popy no tienen nada que envidiar a las de Punta Cana con sus aguas turquesas, arena blanca y palmeras kilométricas.

Sobre Las Galeras afirma que “Es uno de los lugares más remotos de la isla,donde perderás la noción del tiempo”. Destaca que una de las playas que el turista no debe dejar de visitar Rincón, tres kilómetros de arena fina y agua cristalina y con un par de puestos locales de comida y coco, y cuya paz solo se altera con la llegada de alguna barca que trae a turistas para pasar el día.

Be the first to comment

Deja un comentario