Este año no hubo heridos por balas perdidas ni quemados por fuegos artificiales

La República Dominicana es vista en América Latina como una nación modelo en el manejo de fuegos artificiales y por las políticas que aplican las autoridades para evitar que personas sean afectadas por su mal manejo.

 

Los fuegos artificiales son un peligro para la salud mental, física y social de la familia, en especial de niños, niñas y adolescentes, que los usan  sin supervisión.
En los últimos seis años, República Dominicana aplica tolerancia cero al manejo de fuegos artificiales sin supervisión, por lo que en ese lapso no se han registrado incidentes ni quemados, según el Ministerio de Interior y Policía. En el año 2016, que finalizó, nadie fue afectado por el uso inadecuado de fuegos de artificio.

 

En los últimos seis años el Ministerio de Interior incautó cerca de 19 millones de unidades de fuegos artificiales.  Sólo en uno de los operativos de diciembre se incautó de 671,890 unidades. Los productos incautados son incinerados por el Ministerio, por orden del titular, Carlos Amarante Baret.

 

Los quema brillos, las patas de gallina, los busca-pies, tumba-gobiernos, mechitas, Triangulo de la Muerte, Bin Laden, Granadas y velas romanas, no pueden ser usados por personas y empresas sin autorización.

 

Por eso, en Suramérica, Centroamérica y el Caribe “nos ven como modelo” y nos preguntan “cómo han logrado no tener ningún tipo de incidente con fuegos artificiales”.

 

La razón ha sido la aplicación de la ley contra el comercio ilegal de fuegos artificiales y la concienciación entre los comerciantes.

 

La ley 340-09 autoriza a Interior y Policía a regular el almacenamiento, transportación y manipulación de los fuegos artificiales y a someter ante los tribunales a toda persona natural o jurídica que viole los preceptos de esa legislación.

 

A principios de diciembre, el ministro Carlos Amarante Baret advirtió que Interior y Policía actuaría drásticamente para impedir la manipulación y venta de los fuegos artificiales entre la población para evitar lesiones y quemaduras.

 

En ese sentido, Interior y Policía incautó a final de diciembre 2016 una gran cantidad de fuegos artificiales en un almacén privado de Villa Consuelo, que eran comercializados a negocios y particulares, en violación a la ley.

 

Las brigadas actuaron por orden de Amarante Baret, quien dijo que “no transigiremos con los fuegos artificiales” y que esa disposición sería cumplida al pie de la letra para evitar lesiones entre la población por su manipulación por manos inexpertas.

 

En el país no hay fábricas de fuegos artificiales legales, pero si ilegales. Hay 11 empresas registradas y dos pendientes de aprobación, pero sólo para la comercialización.

 

Los fuegos artificiales están prohibidos para uso personal. Sólo está permitido para ser usados por empresas en eventos como en estadios de beisbol, casas, hoteles y espectáculos públicos, pero con el permiso del MIP.

 

Tampoco hubo heridos por balas perdidas

 

Las recién pasadas fueron, por igual, las primeras navidades en los últimos 16 años que en República Dominicana no se registran víctimas fatales ni heridos por balas perdidas. En las festividades recién finalizadas, Interior y Policía incautó 13 armas de fuego que eran exhibidas en lugares públicos y centros de diversión.

 

En los operativos preventivos y de patrullaje por las unidades de Interior y Policía, acompañadas por el Ministerio Públicos y agentes de la Policía Nacional, fueron ocupadas 13 armas de fuego  y 24 bocinas por el excesivo ruido que producían.

 

En el operativo, denominado Navidad Tranquila 2016, también fueron detectados 38 menores de edad en establecimientos de ventas de bebidas alcohólicas, los cuales fueron entregados a sus padres o tutores, en tanto que los negocios fueron notificados  para aplicarles sanciones, que van desde el cierre temporal hasta la clausura definitiva.

.

Carlos Amarante Baret, Ministro de Interior y Policía, advirtió que la cartera actuaría drásticamente contra quienes hicieran disparos al aire. Esta advertencia sigue vigente para quienes incurran en esa práctica.

 

Durante el operativo, que inició el 23 de diciembre y finaliza este 9 de enero, el Ministerio de Interior a través de la Dirección de Prevención y Seguridad Ciudadana, también retiró 70 sillas de la vía pública. Hasta este lunes el operativo había alcanzado a 1,754 establecimientos de expendio de bebidas alcohólicas.

 

Cifras del Ministerio de Interior señalan que en los últimos 12 años los casos de balas perdidas sobrepasaron las 70 personas entre niños y envejecientes. Fueron impactadas seis personas en el 2011, cinco en el 2012, seis en el 2013, dos en el 2014, tres en el 2015.

 

La mayoría de las personas impactadas por balas perdidas estaban acostadas en sus casas. En esos casos ha habido algunos muertos y  el Ministerio de Interior  ha costeado los gastos funerales y ha dado asistencia a los lesionados.

 

El año pasado fueron impactadas siete personas, situación que preocupa al Ministerio de Interior y Policía, por lo que trabaja en todo el país en la instalación de mesas de seguridad ciudadana que ayuden a reducir los índices de delincuencia en el país.

 

Producto de la aplicación de esas políticas, en los últimos meses, incluidos diciembre, mes de las festividades navideñas y mes en que más casos se daban, ninguna persona sufrió el impacto de balas perdidas.

Share this:

Be the first to comment

Deja un comentario