Putin y Trump abonan una nueva escalada nuclear entre Rusia y EEUU

Entre Rusia y Estados Unidos la época del desarme nuclear se ha acabado. El presidente ruso, Vladímir Putin, y el presidente electo de EEUU, Donald Trump, abonaron ayer una nueva escalada armamentística al proponer la expansión de sus arsenales nucleares.
Putin fue el primero en abrir fuego. El presidente ruso alentó a los altos mandos militares a modernizar el arsenal nuclear, con el objetivo principal de hacer frente a uno de los elementos que en la última década más ha influido en el deterioro de las relaciones con Estados Unidos: el escudo antimisiles que Washington instala en varios países del Este de Europa. El jefe del Kremlin aseguró que Rusia «es más fuerte que cualquier agresor”, pero les instó a no bajar la guardia.
Para el 2017, Putin mandó «reforzar” su armamento nuclear «para poder desarrollar misiles que puedan penetrar cualquier sistema de defensa actual o futuro”. Horas después, le respondió el presidente electo de EEUU. A través de un sucinto mensaje en su cuenta de Twitter, que no fue ampliado, Donald Trump propuso «fortalecer y expandir” la capacidad nuclear de su país.
«Estados Unidos debe fortalecer y expandir en gran medida su capacidad nuclear hasta el momento en el que el mundo entre en razón con respecto a las armas nucleares”, afirmó sin dar más explicaciones.
Moscú maniobra para afrontar una situación que siempre ha considerado agresiva: la presencia de la OTAN cerca de sus fronteras. El escudo antimisiles ya formaba parte de este esquema. Pero tras la anexión rusa de Crimea en marzo del 2014 y la posterior guerra en el este de Ucrania, la OTAN ha decidido fortalecer a los países miembros que durante el comunismo formaban parte de la órbita de Moscú. Estos creen que el papel ruso en el conflicto ucraniano es una agresión que podría volverse contra ellos.
El Pentágono ha instalado en Rumanía y Polonia elementos de su escudo antimisiles. Rusia lleva años insistiendo en que es una amenaza contra su seguridad. EEUU mantiene su argumento de que esta tecnología está destinada a posibles ataques de países como Irán o Corea del Norte. Esto no convence al Kremlin; primero porque Corea del Norte está muy lejos y segundo, porque tras el acuerdo nuclear con Irán esta posibilidad se aleja.
El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, criticó a la Alianza por declarar a Rusia su principal amenaza en vez de centrarse en la lucha contra el terrorismo internacional.
«Hay que prestar atención a cualquier cambio en el equilibrio de fuerzas y de la situación político-militar en el mundo, y especialmente en las fronteras rusas”, aconsejó Putin a los altos mandos de Defensa. «Y corregir a tiempo nuestros planes para eliminar las amenazas potenciales”. El pasado junio, Putin acusó a la OTAN de querer implicar a su país en una carrera de armamento «frenética” para romper «el equilibrio militar” existente en Europa desde el fin de la URSS.
La Alianza Atlántica aprobó en julio el incremento de su presencia militar el año que viene con cuatro batallones multinacionales en las tres repúblicas bálticas –Estonia, Letonia y Lituania–, más Polonia.
Según Shoigú, en los últimos años la OTAN ha aumentado significativamente su actividad en el perímetro del territorio ruso. «Se ha multiplicado los vuelos de reconocimiento hacia las fronteras rusas casi por tres, y en el suroeste de Rusia, por ocho”, apuntó. «Como comparación, en los años noventa hubo 107 vuelos de este tipo; en la década del 2000, 298, y en sólo este año ya llevamos 852”.
Vladímir Putin advirtió a los principales generales rusos que no hay que relajarse «ni un minuto”. Según el presidente ruso, «retrasar la modernización de las fuerzas armadas o el entrenamiento militar puede hacer que la situación cambie al instante”.
Extraído de: http://www.paginasiete.bo/planeta/2016/12/23/putin-trump-abonan-nueva-escalada-nuclear-entre-rusia-eeuu-121456.html

Share this:

Be the first to comment

Deja un comentario