‘Beso de la muerte’ persigue a recién nacidos

Bebé con herpes, por beso en la boca de un pariente
Bebé con herpes, por beso en la boca de un pariente
Una inocente acción como esta podría ocasionarle la muerte a su bebé, por eso evite que alguien bese a su hijo antes del primer mes de nacido.

 

La ternura que inspiran los bebés hace que los seres queridos y los amigos cercanos de los papás del recién nacido, estén deseando cualquier momento para ir a conocer al nuevo integrante de la familia.

Sin embargo, esta práctica tan tierna y común pone al recién nacido en peligro.

Eso lo saben (y lo lamentan) Nicole y Shane Sifrit, padres de Mariana (de 18 días) quien se convirtió en el caso más frecuente de muerte por meningitis, un mal que le llegó a la bebita por el virus del herpes simple. Después de examinar a los padres se determinó que ninguno tenía el virus, lo más probable es que la bebita se haya contagiado por un familiar o un amigo de ellos. Esto ocurrió en Iowa, Estados Unidos.

La enfermedad, conocida como “el beso de la muerte”, se pasa a los recién nacidos cuando los besa una persona que ha tenido herpes simple o cuando los tocan con las manos sucias en la carita, la nariz o las manos, que posteriormente el infante se llevará a la boca.

“Esto es algo muy infrecuente (el caso anterior al de Iowa se había dado en Australia en diciembre del 2014). Por supuesto que nadie quiere que su hijo se vuelva la estadística de esos casos, pero lamentablemente la gente tiene la mala costumbre de besar a los niños en la cara, cerca de la boca, en la boca o en las manos y muchas de ellas pueden ser portadoras del herpes aunque no tengan las vejiguitas”, explicó la pediatra infectóloga del Hospital de Niños María Luisa Ávila.

Así que no se preocupe si ustedes son papás y los llaman odiosos por decirles a sus seres queridos (o a los conocidos) que no besen ni toquen a su hijo ni le den besitos cuando lleguen a conocerlo. La salud de los bebés está por encima de todo.

“No importa si son abuelos, tíos u otros familiares. Dígales que pueden ir a verlo, pero que no lo toquen, así de cruel. Y si (el posible visitante) está resfriado, tiene mocos o se siente mal, que ni vaya. Recuerde que esta visita puede llevarle de regalo un virus respiratorio o mortal”, explicó la doctora Ávila.

Con los hermanitos menores (si los hay) también debe tenerse cuidado de que no enfermen al bebé. Es importante que el menor no se sienta desplazado por el nuevo integrante, por eso lo ideal es que le explique bien para que él entienda que no debe darle besos a su hermanito y mantenerlo bien limpio. También manténgalo alejado si el niño está resfriado.

“Algo había escuchado sobre este riesgo, pero la verdad desconocía qué tan peligroso era besar a un bebito”, Pamela Valverde.

Aunque los meses más peligrosos son los seis primeros, los niños mayores de esa edad, también están en riesgo. No se confíe. Foto Marcela Bertozzi, Archivo
Aunque los meses más peligrosos son los seis primeros, los niños mayores de esa edad, también están en riesgo. No se confíe. Foto Marcela Bertozzi, Archivo
Fuego mortal

El herpes simple puede darse en los labios o en los genitales. Es conocido popularmente como “fuego” y puede aparecer en una persona cuando está baja de defensas o muy estresada. Si usted sabe que alguna vez sufrió este problema, sepa que no puede besar a los recién nacidos en ninguna parte y menos en la boca o cerca de alguna mucosa. Podría matar a su hijo o al de algún ser querido.

Ahora, no se confíe. Aunque no haya presentado “fuegos” en forma visible puede ser portador del herpes simple sin saberlo; así que mejor evite andar mostrando su cariño a los niños menores de seis meses (aunque los más grandes tampoco están fuera de peligro). Antes de ese tiempo las defensas aún no están bien desarrolladas,, explicó la doctora Ávila.

Aunque el virus no dura mucho tiempo activo en las manos, si usted no tiene la sana costumbre de lavárselas constantemente y menos después de ir al baño y ha padecido alguna vez herpes genital, puede transmitírselo al niño con solo tocarlo en las manitas.

“No sabía del peligro, pero uno se imagina ya que están muy tiernos y propensos a cualquier germen o bacteria”, Rosa Rivera.

Felicitación virtual

La doctora Ávila explicó que las precauciones no son exclusivas de los padres de los bebés. Las deben tener también los cuidadores y quienes los atienden en las guarderías y no solo en el caso del herpes, sino de igual forma con los virus respiratorios. Este personal, si tienen un “fuego” en la boca, debe usar mascarilla y guantes para la atención de los niños.

Agregó que los papás, por supuesto, no están libres del virus del herpes simple y que si han tenido “fuegos” alguna vez es mejor que no besen a sus niños en los primeros seis meses.

“Tuvimos el caso de un niño que presentó inflamación del cerebro ya grande por contagio de su mamá, que padecía de herpes labial”, dijo doña María Luisa.

“Ir a visitar a una pobre mujer que acaba de tener a su bebé en los primeros quince días, cuando aún está con dolores, trasnochada por el llanto del bebé y empezando a dar de mamar, es poco cortés. Estas deberían hacerse después del mes”, María Luisa Ávila.

La doctora recomienda aprovechar las facilidades tecnológicas actuales y felicitar a los nuevos padres por redes sociales o WhatsApp y decirle algo como: “Felicidades por el nacimiento de tu hijito, nos vemos cuando esté más grande”.

Extraído de: http://canal44.com/beso-de-la-muerte-persigue-a-recien-nacidos/

Share this:

Be the first to comment

Deja un comentario