VIDEO: Demasiado positivo

Newton Tejada, instaló puertas y ventanas en la escuela Básica Gregorio Luperón, en Palo Blanco, Baní. En un mes se ganó 100 mil pesos. «Todavía me queda algo».

Del colmado, Leoncio Reyes fió en confianza a los obreros durante la construcción de la escuela. Sus ventas crecieron un 20%, dice en buen banilejo.

«Ellos venían y si querían algo de crédito se lo dábamos: 2 mil, 2 mil 500 pesos, dependiendo; no los dejábamos pasar hambre”.

Argenis Santana, joven pintor y padre de un niño, picó también dando color con la brocha y el rolo, a razón de 4 mil 500 pesos semanales.

«Tomaría yo que hagan otra (escuela) al lado pa’ seguí”.

Share this:

Be the first to comment

Deja un comentario